Borrando con contundencia

Pues fácil, oiga, borrando los 175 primeros, por ejemplo, sin la más mínima conmiseración y santas pascuas.

La vida no es tan frágil como para que dependamos de esos 175 emails borrados.

No pasaría, seguro, nada vital.

¿O sí?

Tags: , , ,

Comments are closed.