Nieve

Cae la melosa nieve
cautivando miradas
manto
siempre manto
algodón frío
hoy me recuerda
el libro duro y cruel
que terminé esta noche
de Primo Levi
sobre su estancia en Auschwitz
durante la matanza sistemática
trabajando en su propia
máquina de destrucción masiva
sobreviviendo
al invierno polaco
bebiendo agua helada
tras filtrarla para no enfermar
intentando mantener la humanidad
sobre una nieve de hombre libre
que se puede ver a través de una ventana
mientras las piernas entran en calor
gracias a 800 vatios de potencia
y se escribe un poema sobre
la melosa nieve
cautivando miradas
y se critica sutilmente
el abuso
de la palabra manto
para referise a ese cobertor blanco
de estructura microscópica tan particular.

Nos observan

La cucharilla

La cucharilla
no osa reflejar
concavidades.

Haiku de 17 sílabas tónicas (5-7-5) rompiendo la sinalefa del segundo verso, lo que otorga a la lectura algo similar a la pausa necesaria en el haiku conocida como Kireji (切れ字), sin serlo, no obstante.

Excepcionalmente un haiku puede tener entre 16 y 23 moras, en cuyo caso se denomina hachô (haiku de metro roto.

Podríamos añadir que le faltan otros de los elementos formales que hacen que un haiku sea un haiku, pero quizá el exceso de exigencias paralizaría la creación. Afortunadamente, también podemos hacer lo que nos dé la real gana y punto. A riesgo de que algún ortodoxo no nos considere Haijin… lo que, por otra parte, es intrascendente.

Refracción

Ley de Snell que estás en los cielos
santificada sea tu norma
de deformar los objetos
de una manera aparente
creando una bella ilusión
de desconcierto en el mundo
bajo la luz de las luces
refractándose en las lentes.

Aceite insumiso

Contra las rejas
el aceite insumiso
pasa las horas.

Texturas: Servilleta vs Madera

Sobre la tabla
la servilleta triste
rompe el silencio.

El paraguas

Crece en el tiesto
que le corresponde
como un racimo de uvas
bajo una parra de nubes
y va cayendo
al fondo del abismo
bajo tus ojos.

Mirando el dedo

Ante la foto
la sangre de mi dedo
se vuelve roja.

Copas


Trío de copas
sobre la mesa gris
filtran la luz.

Un recuerdo de un proyecto dulce

Esta tonta foto, sin sentido, sucia, con las sombras cayendo sobre el fondo gris claro de la mesa en la que se tomó, retratando un imperdible amortajado, me recuerda el proyecto bonito que hicimos hace meses sobre La pérdida del imperdible en el Laboratorio de Experimentos Poéticos.

Página siguiente »