La memoria de las hojas

El último libro del Gabinete Literario que ha comenzado su andadura formalmente este curso 2016-2017.

En este caso, el libro es un poemario de Susana Recóver titulado La Memoria de las Hojas y ha quedado disponible en Bubok para su impresión o adquisición digital.

El prólogo del mismo, del que soy autor, dice lo siguiente:

    Un rastro de tu aliento
    que rueda en mi piel:

    un poema.

    Instantes. Susana Recover

Se impone silencio. Habla el corazón. Un corazón entre los dedos y unos dedos de pura intuición. Se regala espacio en blanco a la orilla del mar. Se propone lectura liberada de normas para escritura liberada de vuelo de ave en medio del cielo. Se buscan palabras a ras de suelo aunque sean malévolas y escurridizas. Se ofrece poesía con el peso de unas botas, un bebé de cinco kilos o un torrente de memorias.
Todas estas aventuras se encuentran en las letras de este delicado poemario que Susana Recover ha venido produciendo desde hace más de una década.

A principios del milenio en curso, se acercó a uno de los talleres de poesía y escritura creativa que proponemos en la Asociación Cultural Clave 53 y, al menos desde entonces, me consta, Susana no ha dejado nunca de escribir. Con más o menos facilidad, ha encontrado huecos para no cesar su rayo de palabras, para continuar satisfaciendo su necesidad de ser poeta. Avatares varios que nos cuenta sutil en estas líneas, con la sinceridad y la honestidad de una poesía íntima y desnuda, carnal y visceral, pero con la ternura modulada por una inteligencia creativa y consciente.

En la poética de Recover se puede encontrar aunada con habilidad una poesía sintética, sencilla, donde podemos rastrear lejanas influencias de realistas sucios, pero también de Wis?awa Szymborska, junto a un enfoque analítico, descompositivo, casi constructivista que profundiza una mirada compleja a un entorno en constante evolución y al que se adapta con energía y sabiduría.

Carente de pretensiones esteticistas, pero con un claro interés por la palabra poética en su más pura forma, parece una poesía fácil, casi simple, sin serlo en absoluto. Es una poesía elaborada y que surge no sólo de estados emocionales temporales sino de una voluntad firme de generar versos. Voluntad que se nutre de servir de ejemplo, entre otras cosas, a su hija Irene, a quien le regala la dedicatoria de este libro, aunque quizá no tiene en cuenta que ha sido ella, Irene, quien le ha regalado a ella, Susana, la exigencia de escribirlo y con ello regalárselo a todo lector que se acerque a este texto.

Tras varios años de silencio había sido requerida por su hija para explicarle por qué no había escrito ya el libro que tenía en mente escribir. Pero la pregunta no tenía excusa, como bien saben el Bukowski de “Aire, luz, tiempo y espacio” y la autora, lectora de este maldito norteamericano, así que tan sólo había postpuesto lo inevitable: cerrar este capítulo gestor, redondear lo necesario para terminar el libro para el que llevaba goteando poemas desde hacía tres lustros.

Después de recorrer los cajones electrónicos y analógicos en busca y captura de sus antiguos escritos, afrontó la tarea de completar lo hallado con nuevas producciones que fue vertiendo durante varios meses del 2016, alcanzando cotas de calidad fruto posible de la madurez como persona y poeta.

Durante estos tiempos de trabajo, he tenido el placer de ir recibiendo el material trabajado y darle forma, una forma compleja, difícil de adecuar a una poesía libre y pausada, equilibrada, de verso corto y denso, sin florituras ni artefactos líricos, que no recargue una composición tan contenida, pero no por ello incapaz de convulsionar el motor de la emoción.

Muchos de sus poemas no tenían título así que en la edición hemos apostado por dejar un sugerente indicativo de lo que podría haber sido, apenas legible, en un gris claro casi blanco, entrecorchetado y en cursivas.

La separación en secciones no es en absoluto arbitraria y nos habla de la multitud de motivos de la poesía de esta autora que se reparten a lo largo y ancho de las visicitudes de una vida y un planeta, a ambos lados de un charco llamado océano, de Binigaus, Choroní a Córdoba o Rascafría.

Por supuesto, no podía faltar una sección dedicada a Irene, esa perla que, como decíamos antes, ha incubado en cierto modo la voluntad de nacer de este libro, que incluye algunas de las más antiguas composiciones de Susana Recover.

El poemario se cierra con una delicadísima sección de Instantes, el aware asombrado de un haiku, sobrecogimiento austero y emotivo, con una certeza y un anhelo: tras la última palabra, silencio y tras ese silencio, vendrá otro libro.

El arte de amar. Erich Fromm

¿Es el amor un arte? En tal caso, requiere conocimiento y esfuerzo. ¿O es el amor una sensación placentera, cuya experiencia es una cuestión de azar, algo con lo que uno «tropieza» si tiene suerte? Este libro se basa en la primera premisa, si bien es indudable que la mayoría de la gente de hoy cree en la segunda.

Fromm, Erich – El arte de amar

Me parece que debería ser de obligada lectura en la adolescencia. Hacer exámenes y superar tests hasta que se consiga amar correctamente.

Y diferenciar amor de otras cosas como la posesión, sin ir más lejos.

Lenguas Fuyu-Han

Propuesta de clasificación filogenética de las lenguas fuyu-han, consideradas una de las ramas de la macrofamilia de lenguas altaicas. Las lenguas fuyu-han incluirían todas las lenguas coreánicas y japónicas así como las lenguas han de las que se tiene constancia, como el idioma del Reino de Silla que evolucionaría hasta ser el coreano.

Versión para imprimir directamente en Issuu o mejor aún en Bubok. He realizado una primera tirada de 15 ejemplares para repartir entre personas amigas y conocidas.

Si deseas un ejemplar de Lenguas Fuyu-Han, puedes solicitarlo directamente en este enlace de Bubok.

Leviathan

¿Es el hombre un lobo para el hombre?

Inquietante el hecho de que la figura del Leviathan del famoso libro de Hobbes esté conformada con seres humanos que conjuntamente dibujan al propio ente que los domina. Una visión marcadamente pesimista, sin duda, pero algo más realista de lo que me gustaría.

concilioinmente (Un jugueteo con las palabras y los Concilios)

Hoy encontré la frase “El Concilio de Trento se reunió de forma intermitente de 1555 a 1563” mientras leía el libro de IDEAS (IDEAS. Historia Intelectual de la Humanidad. ISBN 9788474239171. PETER WATSON) y me vinieron a la mente inmediatamente dos palabras que podrían haberse podido usar en lugar de intermitente, que eran impertinente e impenitente. Pero seguro que habría otras, así que aprovechando la disponibilidad de un diccionario en modo texto plano (en realidad una lista de las palabras/entradas del mismo) me dispuse a realizar un pequeño programita que las fabricase:

Una salida de la ejecución del mismo sería:

El Concilio de Trento se reunió de forma impaciente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma impediente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma impelente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma impenitente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma impertinente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma imponente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma impotente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma improcedente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma impropiamiente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma imprudente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma impudente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma inapetente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma inasistente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma incandescente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma incidente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma inciente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma incipiente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma incluyente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma incoherente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma incompetente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma inconducente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma inconfidente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma incongruente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma inconsciente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma inconsecuente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma inconsiguiente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma inconsistente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma incontinente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma inconveniente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma indecente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma indeficiente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma indehiscente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma independente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma independiente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma indiferente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma indigente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma indolente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma indulgente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma ineficiente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma inexistente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma infidente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma influente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma influyente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma infrecuente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma ingente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma ingrediente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma inherente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma inmanente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma inminente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma inmunodeficiente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma innocente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma inobediente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma inocente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma insipiente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma insistente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma insolente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma insolvente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma instridente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma insubsistente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma insuficiente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma insulinodependiente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma insurgente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma inteligente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma intercadente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma intercurrente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma interdependiente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma intermitente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma interviniente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma interyacente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma intransigente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma intrascendente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma intumescente de 1544 a 1563
El Concilio de Trento se reunió de forma invidente de 1544 a 1563

Presentación y Recital de Poesía del Libro Red de Versos

presentacion-reddeversos

A pesar de que este curso pasado tentado estuve de hacer sólo una versión digital de Red de Versos, que por cierto ha quedado muy bien, también acabamos (ahora ya con mis alumnos y alumnas) por hacer la versión en papel, maquetando, editándola y finalmente presentándola con un recital en uno de los lugares más amables de la geografía cultural madrileña: Librería Menos Diez, en la Calle Espejo, número 5.

Red de Versos

El libro de fin de curso que solemos editar a raíz de los Talleres de Poesía y Escritura Creativa de Clave 53 ve la luz este año de dos modos distintos:

Online, vía la web issuu.com, que permite poner a disposición pública publicaciones (valga la redundancia) como esta. La idea, de hecho, ha empezado a germinar haciendo que deseemos realizar una publicación periódica, básicamente lo que se conoce como revista poética.

Pero con poco esfuerzo más (no tan poco, no obstante) se realizará también una tirada de ejemplares en papel que se presentará en un recital de poesía que organizaremos en septiembre.

En esta ocasión, como otros cursos precedentes, contaremos con el servicio ofrecido por Bubok.com que permite editar online para imprimir libros bajo demanda, a medida de las necesidades:

Bubok_portada_granmargen (red raquel)

Diccionario Personal de la Lengua Española

Por Isidoro Valcárcel Medina.

DPLE

No puedo dejar de agradecer el haber participado en este maravilloso proyecto “isidoriano“, del que tanto he aprendido (de el y de él).

IMG_20160629_200333

Fue divertido, como cuando programé un pedacito de código para organizar listas de palabras por número de letras y distribuirlas en diferentes ficheros, o como cuando estuve tecleando el pasado curso en distintas enumeraciones las palabras del diccionario, o cuando charlábamos sobre la absurdidad del proyecto… y quizá, por ello mismo, su necesidad.

IMG_20160629_200410

Pero, sin duda alguna, lo que recordaré con más cariño el resto de mi vida serán las charlas intrascendentes sobre nuestras preocupaciones, el té a media mañana, con una cucharada de miel de tomillo o de romero, a las que me he hecho adicto, si eso es posible.

Afortunadamente, la persona perdura más allá de sus proyectos y la relación con Isidoro ha cambiado para siempre, para convertirse en uno de mis amigos, aunque las circunstancias mutuas hagan complejo el encuentro tan frecuente.

Portada para el próximo libro del taller de poesía

eligiendoportadas

Editar gráficamente con GIMP no es la mejor manera de hacerlo, lo sé, al menos desde un punto de vista puramente técnico. Si embargo, se pueden hacer buenas composiciones si no queremos hacer cosas demasiado sofisticadas o no las necesitamos.

Es la aplicación que pretende emular las habilidades de Photoshop más extendida en las distribuciones linux y eso ya es una buena razón para usarla. Pero claro… recuerdo que usar linux es un acto político.

Actualmente, me encuentro en mitad del proceso de maquetación/edición del libro de fin de curso 2015-2016 de los Talleres de Poesía y Escritura Creativa de la Asociación Cultural Clave 53 y no sé entre cuál de estas dos opciones decantarme.

Tengo la impresión de que siempre termino eligiendo el negro de fondo, quizá por la “mala” influencia de Visor, pero en parte también porque sobre negro todo tiende a quedar “mejor”, incluso aunque no sea una gran composición gráfica y, no lo olvidemos, soy un intruso en estas lides, como en tantas otras.

Presentación de Optimismo Radical

Después del viernes pasado, quedó registrado el evento completo de la Presentación del libro de poesía Optimismo Radical de Juan Carlos Ortega en el Centro de Arte Moderno, que tuvo a bien grabar para la posteridad (!) uno de los coordinadores del espacio.

Me encuentro nervioso e inquieto, pero ese mismo nerviosismo ayuda a dinamizar una presentación que resultó divertida, poética y hasta se hizo breve, durando una hora.

En un momento dado de la misma, leí las definiciones de la RAE de las palabras Optimismo y Radical, por si aquello aportaba alguna luz sobre el asunto titular:


Definición

optimismo. Del fr. optimisme, y este del lat. opt?mus ‘óptimo’ y el fr. -isme ‘-ismo’. 1. m. Propensión a ver y juzgar las cosas en su aspecto más favorable. 2. m. Fil. Doctrina que atribuye al universo la mayor perfección posible.

óptimo, ma. Del lat. opt?mus. 1. adj. Sumamente bueno, que no puede ser mejor.

radical Del lat. tardío radic?lis, y este der. del lat. radix, -?cis ‘raíz’. 1. adj. Perteneciente o relativo a la raíz. 2. adj. Fundamental o esencial. 3. adj. Total o completo. Cambio radical. 4. adj. Partidario de reformas extremas. U. t. c. s. 5. adj. Extremoso, tajante, intransigente. 6. adj. Bot. Dicho de cualquier parte de una planta: Que nace inmediatamente de la raíz. Hoja, tallo radical. 7. adj. Gram. Perteneciente o relativo a las raíces (? de las palabras). 8. adj. Gram. Dicho de un segmento morfológico: Que constituye la raíz de la palabra. U. m. c. s. m. 9. adj. Mat. Dicho de un signo (?): Que indica la operación de extraer raíces. U. t. c. s. m. 10. m. Quím. Agrupamiento de átomos que interviene como una unidad en un compuesto químico y pasa inalterado de unas combinaciones a otras.

Etimología

La palabra “raíz” viene del latín: radix. La raíz en botánica, es el órgano de las plantas que les permite fijarse al suelo y a la vez extraer las sustancias nutritivas del mismo. Por analogía, se emplea la palabra raíz con muchos fines. Así, por ejemplo, la raíz de una palabra es la parte invariable de la misma donde está encerrado el concepto sustancial de la misma y que dará lugar a la formación de una familia de palabras cambiando su terminación, que es la parte variable de la palabra; generalmente la raíz de las palabras provienen de las palabras más antiguas que dieron origen al concepto, como ya habrán leído en muchas etimologías.

La palabra latina “radix” se asocia con una raíz indoeuropea *wrad, presente también en las palabras rama, ramera, derrame, etc.

La palabra “optimismo” viene del adjetivo latino “optimuus” ‘muy bueno o buenísimo’, que sirve de forma superlativa a “bonus” ‘bueno’. Pese a su origen latino, “optimismo” no se documenta en castellano hasta 1787 en una obra de Juan Pablo Forner y habría que esperar hata 1848 hasta encontrar otro ejemplo de “epicúreo optimismo” en los escritos de Nicomedes Pastor.
El concepto de optimismo fue elaborado por el filósofo alemán Leibniz (1646-1716), quien particularmente en su Teodicea desarrolla la idea de lo “optimum” dado que Dios necesariamente había creado el mejor de todos los mundos posibles. Estas ideas fueron satirizadas por el francés Voltaire en su famosa y paródica obra “Candide ou l’Optimisme” (1759)

Lógicamente, el antónimo exacto de optimismo sería “pesimismo”, tomado del latín “pessimus” ‘muy malo’, superlativo correspondiente del adjetivo “malus” ‘malo’. Esta voz es algo posterior, ya que en francés se documenta por primera vez en 1759 como pareja antagónica de optimisme.

Hay que decir que “optimus”, tiene diferente raíz. Su raíz op- es la de “ops, opis” (recurso, riqueza, ayuda). Así pues designa etimológicamente la situación álgida de recursos, riqueza y fuerza, material sobre todo, de modo que el optimismo se fundamenta en tener “opulencia”. Opulento y opíparo, por ejemplo, son palabras que comparten raíz con óptimo y optimismo.

Página siguiente »