El paraguas

Crece en el tiesto
que le corresponde
como un racimo de uvas
bajo una parra de nubes
y va cayendo
al fondo del abismo
bajo tus ojos.

Última copa

última copa
sobre el manto dorado
llora penumbras

Cuestión: aunque el poema carece de una palabra evidente que referencie a la estación del año (kigo (季語)), sin embargo, el vino en copa, en mi caso, y el manto y lo dorado, así como la nocturnidad, dotan al mismo de una referencia a la estación otoñal que en algún momento aterrizará en Madrid.

Mirando el dedo

Ante la foto
la sangre de mi dedo
se vuelve roja.

Copas


Trío de copas
sobre la mesa gris
filtran la luz.

Un recuerdo de un proyecto dulce

Esta tonta foto, sin sentido, sucia, con las sombras cayendo sobre el fondo gris claro de la mesa en la que se tomó, retratando un imperdible amortajado, me recuerda el proyecto bonito que hicimos hace meses sobre La pérdida del imperdible en el Laboratorio de Experimentos Poéticos.

Vino pendiente de fermentar

Una pequeña tontería que pensé al ver estas uvas y meterlas en un vaso de vino. Les falta algo para que se conviertan en un líquido apreciado.

La sombra del paraguas no es alargada

Un octógono y un triángulo ha dibujado el sol
bajo siluetas callejeras
sobre rectángulos que recuerdan
que la realidad es geométrica
aunque no regular.

Haiku

Taza vacía
sobre la mesa gris
me ha despertado.

Haiku altamente cotidiano en el que pretendo reflejar el instante actual sin mayor relevancia, pero al mismo tiempo, abriendo a la reflexión la idea de que en el instante actual está todo el tiempo y todo el espacio.

(Cumple la “incumplible” norma silábica, si bien fonéticamente, ahondando en diptongos rotos, finales agudos y, para colmo, sinalefas, al uso del lenguaje y la métrica de la poesía en castellano, y no desde el punto de vista de las moras japonesas)

La llave de la ciudad

En el asfalto
incrustada la llave
abre miradas.

Monedero Escaneado

Un escáner me manda hacer violante
que en mi vida me he visto en tal espejo
catorce pixels dicen que es muy viejo
burla burlando no es muy elegante.

Página siguiente »